Niveles de comunicación

Estuve leyendo que existen varios niveles de comunicación, y se me hizo obvio que lo ideal en una pareja es llegar a comunicarse en el nivel más profundo. Aquí una descripción breve:

Comunicación casual – la típica conversación para “decir algo”. Hola, cómo estás, bien gracias…y algo sobre el clima.

Comunicación de acontecimientos – reportar lo que se hizo. Fui a un taller, estuve de compras en el centro.

Comunicación de opiniones – expresar juicio sobre algún acontecimiento. Fui a ver la película, creo que ha sido el mejor trabajo de este director hasta ahora.

Comunicación de sentimientos – expresar cómo se siente cada uno frente a los acontecimientos. Hoy se jubiló Manuel, trabajó durante 20 años en nuestra empresa. Me da mucha pena que se vaya, es un buen hombre y un excelente compañero de trabajo, de verdad lo voy a extrañar.

Comunicación abierta y honesta – aquí es donde uno se expresa tal como es, y por lo tanto se muestra vunerable ante el otro. Fallé en el examen. Creo que no estudié lo suficiente. Me siento culpable por no haber hecho el trabajo como debí hacerlo. No te sientas mal amor, sé que la próxima vez saldrás muy bien. Estoy orgullosa de ti. Gracias por apoyarme amor, de verdad que te aprecio mucho por eso (muchos besos y abrazos…).

Pruebe a identificar a qué niveles se está comunicando con su cónyuge. Recuerde que si bien la comunicación a nivel más profundo puede ser difícil, es la que más nos traerá intimidad a medida que nos acostumbremos a usarla. Nos enseña a vernos tal cual somos y a apreciarnos en nuestras diferencias.

Titulares vs. contaminación auditiva

Tu esposo tiene dificultades para prestarte atención cuando le quieres contar algo? Esto es lo que sucede muchas veces cuando una mujer tiene algo que decir al esposo…la conversación va más o menos así…
NOTA: Cualquier parecido con personas reales es totalmente intencional.
Cri: Hola amor! Ni sabes lo que me pasó esta mañana, cuando te cuente te vas a sorprender!
Jhon: Hola vida, en serio? qué te pasó?
Cri: (disponiéndose muy cómodamente en el sofá para contar su anécdota) Pues resulta que esta mañana salí demasiado temprano a mi reunión con las chicas, creo que es porque me había olvidado que tengo el reloj adelantado en 10 minutos…me tocó un bus repleto! Había una señora que cargabapaquetes y no dejaba circular…hoy nos teníamos que reunir más tarde para de una vez irnos a almorzar, te conté que Cecilia está de cumpleaños? Ha bajado de peso se la ve super bien…
Jhon: ajá…pero qué te pasó?
Cri: Ah si, bueno…me tocó entonces esperar un poco y justo llegó Patty, tuvimos que esperar como media hora hasta que todas llegaron…(sigue relatando con detalles todo lo que conversó con Patty)
Jhon: mmm ya…(se sienta y comienza a ojear el periódico fingiendo atención) eso era?
Cri: No espera! Todavía no he llegado al tema. Cecilia mismo escogió un restaurante para celebrar, todas estuvimos de acuerdo porque no sabíamos el tipo de restaurante al cual nos había invitado, la verdad llevamos tiempo conociéndola pero nos tomó a todas por sorpresa…(y sigue el relato)
10 MINUTOS DESPUES
Cri: y bueno fue la experiencia más extraña que haya tenido…qué piensas de todo eso?…cariño?
Jhon: mmhmmm..me parece super bien amor…(levantando la ceja con la última noticia de la sección tecnológica del periódico)
Cri: pero Jhon, no me escuchaste lo que te dije?
Jhon: claro amor, el restaurante…eso…
Ella se queja de que él no la escucha…él se siente frustrado, se enojan…rompen la comunicación.
Le suena familiar?
Muchas mujeres se quejan de que sus esposos no las escuchan, y es muy común escuchar que el primer consejo para estos esposos es “tenga paciencia, ella necesita hablar, escúchela con atención”…
Bueno, les tengo una noticia mis queridas amigas: escuchar con atención mientras le contamos la historia de cómo fuimos a parar a un restaurante exótico con lujo de detalles que hasta un libretista de Hollywood envidiaría, NO ESTÁ EN SU NATURALEZA…
Y entonces?
Sabemos perfectamente que las mujeres procesan sus emociones mediante el habla, en cambio el hombre tiende a guardar sus pensamientos, procesarlos en silencio y hablar sólo cuando pide una opinión o ha llegado a una conclusión. Así que el dilema está en buscar una solución que resulte en la adaptación de estas dos naturalezas al parecer opuestas y conseguir la comunicación fluida en la pareja. La pregunta es entonces…Cómo?
Consejo tradicional: enfoque toda su atención en su esposa y deje que ella hable lo que necesite hablar…
Consejo matrimonio que funciona: conviértete en una reportera…
Pero y eso de qué se trata? Muy simple. Has visto el estilo de comunicación de los periódicos? Te presentan el titular donde te dicen exactamente de lo que te van a hablar y luego te lanzan todo el cuento. Por ejemplo:
ITALIA 1 ALEMANIA 3
Y luego el artículo se va de largo en cuanto a dónde se jugó el partido, las condiciones del tiempo, cuántas entradas se vendieron, penalties, lesionados, aficionados desnudos en la cancha, etc etc etc…
Qué se gana con eso? Muchísimo. El hombre presta atención porque piensa que quieres que te solucione algo y no tiene la paciencia de esperar el relato completo…a los dos minutos te ha dejado de prestar atención (probablemente perdí la atención de los lectores varones en la primera parte de este artículo!). Pero si primero le pones al frente en dos o tres frases el resumen de todo el relato, él sabrá 1) exactamente a la conclusión que vas a llegar cuando termines 2) sabrá que no necesitas que solucione nada y 3) podrá relajarse y escuchar ahora sí con atención.
Así que no es cuestión de reprimirte y conversar con tus amigas cuando tengas oportunidad ya que con él no puedes, ni torturarlo con una comunicación que no está en su naturaleza…es cuestión solamente de cambiar un poco el estilo con el que se comunican, así se están respetando mutuamente, podrán disfrutar más de sus conversaciones y sobre todo hará que aprecien más los momentos en que pasen hablando.
Inténtalo!