El desafío de amor – Día 37

Pregúntale  a  tu  cónyuge  si  pueden  comenzar  a  orar  juntos,  deciden  cuál  es  el  mejor  momento para  hacerlo,  ya  sea  por  la  mañana,  a  la  hora  de  almorzar  o  antes  de  irse  a  dormir.  Usen  este tiempo para confiarle al Señor las inquietudes, los desacuerdos y las necesidades. No olviden darle gracias por su provisión y sus bendiciones. Aun si tu cónyuge se niega a hacerlo, decide pasar este momento diario en oración a solas.  Piensa qué le gustaría a tu cónyuge, si fuera posible. Ponlo en oración y comienza a trazar un plan para cumplir algunos de sus deseos (sino todos) hasta donde puedas..

Un pensamiento en “El desafío de amor – Día 37

  1. Oro pero el jamas, no le gusta es por herencia en desde su abuela hasta su mama, eso no es para ellos solamente el ‘amterialismo y la aparinecia’. Asi que hago oracion por mi esposo pero creo que nunca lo hare con mi esposo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s