¿Mío o tuyo?

¿Cuál fue una de las primeras palabras que aprendió en la niñez?  Si es como la mayoría de nosotros, esa palabra fue “mío”.  Los niños se vuelven bastante posesivos en cuanto a lo que creen que les pertenece, pero no solo ellos.  ¿Ha visto alguna vez a perros posesivos?  Sus huesos y juguetes son protegidos con gruñidos para hacer imposible que alguien se los quite.  Los perros no dicen “mío” de forma verbal, pero sus acciones lo muesetran a gritos.

No es fácil eliminar “lo mío” de nuestros pensamientos o vocabulario.  Llevamos con nosotros esa noción al casarnos aunque se supone que debemos cambiarla por “lo nuestro”. ¿Ha tenido dificultad para traducir las palabras “mío” y “yo” a “nuestro” o “nosotros”?  Piénselo un minuto.  ¿Qué hace si mientras ve su programa de televisión favorito su cónyuge le dice “necesito tu ayuda”?  ¿Qué sucede si su cónyuge se enferma el día que tenía planificado salir de paseo?  ¿Qué sucede si su cónyuge tiene en mente algo distinto para el dinero que usted tenía ahorrado?  Hay otras fomas “buenas” de usar la palabra “mío” tales como:  “¿Y qué de mí, cuándo voy a tener tiempo para hacer mis cosas?”  “Oye, eso me pertenece y no quiero que otros lo usen porque no quiero que se gaste”.  “Casi siempre tú te sales con la tuya, creo que yo también merezco ser feliz, ¿no es así?”  “Mira todo lo que yo hago por ti, recuerda que debemos ser recíprocos”;  “¿Quién se comió el último pedazo de pastel? ¡Aquí todos saben que el último siempre es para mí!”

La Palabra de Dios habla sobre el problema de aferrarnos a las cosas y a la vida misma.  Si decimos “mi vida”, en cierto sentido nos apropiamos a ella como si todo girara alrededor de nosotros.  Jesús dijo que hay una manera mejor de llevar nuestra relación con Él, y también es la mejor manera de llevar nuestras relaciones personales y familiares.

Es simple y fácil de entender.  Se llama “generosidad”.

Tomado de “Después de la boda” de H. Norman Wright

2 pensamientos en “¿Mío o tuyo?

  1. Soy soltera, pero definitivamente, casada o soltera o viuda, debemos utilizar la misma fórmula para vivir nuestra vida: La muerte al YO, a través de la cruz.

    Dios los bendiga

  2. PUES ESTA LECTURA CONCUERDA CON LO QUE PASA EN MI MATRIMONIO, MI ESPOSO SIEMPRE DICE VOY A COMPRARTE ESTO O LO OTRO A MI HIJA PERO NO ME INCLUYE Y ESO DUELE O ALGO ASI PORQUE SIEMPRE ES ASI Y SE SUPONE QUE ES NUESTRO TRATO DE ENTENDERLO PERO SU EXCUSA ES QUE YO TAMBIEN LO HAGO Y SINCERAMENTE NO ES ASI SIEMPRE TRATO DE DECIR NUESTRO PERO…
    MI ESPOSO ES UN MAR DE EXCUSAS Y SIEMPRE TIENE UNA RESPUESTA PARA TODO QUE A VECES ME HACE DUDAR DE LO QUE DIGO PORQUE ES TAN CONVICENTE Y SE QUE ESOESTA MAL PERO NO SE COMO MANEJARLO PORQUE ESO SIEMPRE HA SIDO UN GRAN PROBLEMA EN NUESTRA RELACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s