Cambios

Un hombre fue a ver a su pastor para pedirle consejo.  En sus manos llevaba páginas escritas con quejas contra su esposa.  Después de horas de escuchar ininterrumpidamente, el pastor no pudo evitar preguntar:

– Si es tan mala, por qué se casó con ella?

De inmediato, el hombre respondió:

– Ella no era así cuando la conocí!

El pastor, incapaz de contener sus pensamientos, preguntó:

– Entonces, me está diciendo usted que ella es así porque se casó con usted?

Muchas veces nos quejamos de que nuestro cónyuge ha cambiado.  Que no hace las cosas que solía hacer, que no se comporta como solía hacerlo y que no nos trata como lo hacía antes.  Sería bueno que en vez de apuntar el dedo de la culpa hacia ellos, nos miremos al espejo por un momento y nos preguntemos: “Ha cambiado mi cónyuge en respuesta a un comportamiento mío?”, “He sido yo la causa de ese cambio negativo?”

Estoy segura de que encontraremos más de un patrón de conducta que sea la causa de la reacción de nuestro cónyuge, y sería bueno identificarlo y corregirlo.  El amor en el matrimonio es frágil, y se mantiene en las buenas y en las malas mediante el compromiso y la voluntad de tomar las medidas necesarias para mantener esa relación y el amor a flote.  Así que en vez de quejarse como nuestro amigo del ejemplo, habrá que preguntarnos: “Mi cónyuge es así porque se casó conmigo?”

Anuncios

5 pensamientos en “Cambios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s