Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del ácido

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del anillo de compromiso”

Esta es la novena y última prueba de la serie.  Esta última prueba demostrará si tu matrimonio puede soportar las fuerzas que lucharán contra su éxito.  Aman a Jesús tanto como se aman mutuamente?  Él será el tercer lado fuerte del triángulo del matrimonio.  Le dará estabilidad y la habilidad de permanecer juntos cuando la vida los esté separando.

Si no comparten ya una vida común de adoración, oración y disciplina espiritual, ahora es el tiempo de comenzar, individualmente y como pareja.   Garantizaría la formación del alma el éxito en el matrimonio?  No puedo prometerlo, pero sí puedo prometer que tendrán una fuente de fortaleza para ayudarlos a enfrentar las luchas que vendrán.

La prueba del ácido le pide que revise y recuerde varios factores acerca del matrimonio.

– El matrimonio es idea de Dios.  Dios nos dio el matrimonio como un regalo bueno y bendecido.  Todo lo que Dios hizo lo dio como un regalo a la humanidad.  Todo lo que Dios creó, lo bendijo.  Todo lo que Dios bendijo, lo amó.  Todo esto es cierto también del matrimonio.

– Dios tiene diseños para el matrimonio.  Hebreos 13:4 dice: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.”  Dios quiere que el matrimonio sea una relación monógama, y permanente entre un hombre y una mujer.

– Efesios 5:21 nos insta: “Someteos unos a otros en el temor de Dios.” Éste es el fundamento de la filosofía de Pablo para las relaciones.  El matrimonio debe comenzar con reverencia a Cristo y continuar con reverencia mutua.  Debe comenzar con honor y estimación por Cristo y continuar con honor y estimación mutua.

Dejarnos llevar por nuestros “instintos” en la relación más importante de nuestra vida sería como hacer a la mar un barco sin capitán…… se hundiría bajo la primera tormenta.  Al entregar nuestra relación a Dios, le estamos dando a nuestro matrimonio el fundamento sólido que necesita.  Si escuchamos a Dios en cuanto a cómo debemos tratarnos mutuamente, tendremos éxito en esta empresa.  Dicen por ahí que el matrimonio “es una lotería”.  Yo opino que con Dios, el matrimonio es el premio gordo.

Pasar estas nueve pruebas no garantiza un matrimonio excelente, pero sí te dará un paso de avance respecto a los demás.  Te dará el punto de partida correcto para la larga carrera del gran regalo que Dios dio con el matrimonio.

Anuncios

El tercer miembro de la pareja!

Más valen dos que uno solo, pues tienen mejor remuneración por su trabajo.

Porque si uno de ellos cae, el otro levantará a su compañero; pero ¡ay del que cae cuando no hay otro que lo levante!

Además, si dos se acuestan juntos se mantienen calientes, pero uno solo ¿cómo se calentará?

Y si alguien puede prevalecer contra el que está solo, dos lo resistirán. Un cordel de TRES hilos no se rompe fácilmente.

Eclesiastés 4:9-12

Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del anillo de compromiso

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del calendario”

Esta es la octava prueba de la serie.  He descubierto que muchos se emocionan más con la boda que con el matrimonio.  Algunos se llenan de pánico si no tienen un anillo de compromiso en el dedo antes de su graduación de la Universidad.  El compromiso en sí se convierte en la meta de algunos, pero el compromiso es sólo un paso.  Si no has dedicado tanto tiempo y esfuerzo en prepararte para el matrimonio como para la boda, entonces no te cases.  Las flores se secarán y se marchitarán, la fanfarria pasará, los regalos dejarán de llegar y entonces serán sólo ustedes dos.  Pronto ya no van a mirar su anillo de diamantes y el tiempo en el centro del escenario habrá terminado.

Emplearás tanto tiempo y energía en prepararte para el matrimonio como para la boda?  Les pido a las parejas que compren libros y cds, que gasten dinero en la preparación para el matrimonio.  Algunos dicen: “En este momento no puedo gastar comprando un libro acerca del matrimonio”.  Yo les digo: “Entonces saca el libro de la biblioteca, o no te cases!”  Si no estás dispuesto a invertir en tu matrimonio, entonces no has pasado la prueba del anillo de compromiso.  Se gastan miles de dólares en anillos de compromiso.  Miles más se gastan en las bodas.  La gente trabaja cientos de horas para pagar por toda esa ostentación.  Un matrimonio sólido demanda una clase de inversión diferente!   Requiere una inversión en oración, energía emocional y comunicación.  Qué has invertido tu?

No basta con tomar un cursillo prematrimonial de un par de días.  Eso es requisito para todos los matrimonios, y sin embargo la mitad de ellos termina en divorcio.  Cuál es la diferencia entonces?  La información es poder.  Echenle mano a toda la literatura (preferiblemente con base bíblica) que puedan encontrar.  Lean sobre los fundamentos del matrimonio, los roles del esposo y la esposa, finanzas, trabajo, cómo lidiar con los conflictos, comunicación, acerca de las necesidades de hombre y mujer, etc.  Discutan los temas entre ustedes, se darán cuenta de que tienen un largo camino por recorrer en cuanto al conocimiento mutuo.  Tómenlo como una aventura, y sean persistentes.  Después de todo, no está el resto de sus vidas en juego?

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del ácido”