Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del calendario

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del embarazo prematrimonial”

Esta es la séptima prueba de la serie.  Si durante tu relación no ha pasado por lo menos un verano y un invierno, entonces no se casen.  Algunas cosas no serán evidentes sin el simple paso del tiempo.  Bill Hybels tiene algo que decir acerca de esto:

A menudo cuando saludo a las personas después de los cultos en nuestra iglesia, las parejas jóvenes anuncian sus planes de matrimonio.  Después de felicitarlos, siempre añado un pequeño consejo gratis: “Vayan despacio!”  Si no parece lo suficiente enérgico, añado más énfasis: “Vayan más despacio!”  Si me piden que oficie en su boda, les digo “Por que no me dan un año para pensarlo?”

Nada prueba el potencial de una relación como el tiempo.  Saca el calendario y anota la fecha en que se sintieron seguros de que eran el uno para el otro.  Si doce meses después todavía están seguros, entonces vayan despacio y denle un poco más de tiempo.  Qué van a perder con eso?  Si él es tuyo, tendrán un año para desarrollar su amistad, confianza, lealtad, comunicación, compañerismo y amor.  Si ella es la tuya y nutres tu amor con atención durante un año, las recompensas serán grandes.

Me doy cuenta de que esta no es la manera de vivir hoy en día.  Vivimos en un mundo acelerado, donde todo es instantáneo.  Somos adictos a la rapidez en casi todos los aspectos de nuestra vida, entre ellos nuestras relaciones.  En una época en que más de la mitad de los matrimonios terminan en divorcio, me pregunto, cuál es el apuro?

El tiempo hace varias cosas a una relación.

1. Da lugar a algunas desilusiones.  Ayuda a sobreponerse a algunas de tus ilusiones o expectativas irreales.  Piensa de este tiempo como un examen de la realidad.

2. Ayuda a aprender habilidades para trabajar con los conflictos.  Sería bueno que todas las parejas no se casen a menos que ya hayan pasado almenos un gran conflicto en su relación.  Los conflictos son cuestiones de la vida diaria.  No hay dos personas que compartan exactamente las mismas ideas, valores y decisiones.  Y si no fuera así, es probable que van a tener el matrimonio más aburrido del mundo.

3. El tiempo permite que la familia y los amigos les ayuden a pensar.  Si no estás dispuesto a poner tu relación a la luz de la opinión de los demás, vas a tener problemas.  Algunos tendrán opiniones que no son siempre sabias o provechosas, pero sí creo que la familia y los amigos a quienes amas y en quienes confías te dirán lo que más necesitas: la verdad.

4. El tiempo te da el valor para volverte atrás si es necesario.  Es demasiado tarde sólo cuando ya te lanzaron el arroz y estás saliendo por la puerta de la iglesia.  Conozco una pareja que sabía que no se amaban pero se sintieron obligados a continuar con la boda porque “mis padres pagaron tanto por las invitaciones.”  El tiempo puede hacer crecer el valor para decir que no.

La creación misma nos enseña el poder de la espera.  No se puede apresurar el proceso de sanidad.  No se puede apresurar una planta para que crezca.  Lo que se puede hacer es proveerle de tierra rica y saludable para que madure en ella.  Puede proveerle alimento, agua, nutritivos y sol.  Y sí, puede darle tiempo.

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del anillo de compromiso”

Anuncios

Listos para casarse?

Ehh… chicos…no sería bueno que esperaran un poquitín? 🙂

Cómo hacer para que el romance cobre vida en su matrimonio

Por Neil Clark Warren, P.h.D.

Existen muchas razones para creer que el nivel de romance en su matrimonio puede volar muy alto. Si ustedes dos sencillamente lo desean existe una gran probabilidad de que suceda. Cuando lo haga, todo en su relación será más emocionante para ambos. El premio para el cambio positivo en su nivel de romance bien vale la pena cualquier esfuerzo de su parte.

1. Por obvio que parezca, usted y su pareja deben pasar más tiempo juntos.
Me refiero a abundante y consistente tiempo juntos. Algunas parejas difícilmente se ven durante la semana y luego esperan que su romance reviva por arte de magia el sábado por la noche. Pero es muy difícil retomar donde se quedaron el sábado pasado si no hay comunicación y tiempo para ponerse al día.
Marylyn y yo estamos juntos casi todas las noches. Ambos trabajamos fuera de casa y terminamos el día laboral a las seis de la tarde. Como tenemos dos automóviles, usualmente nos hablamos por la tarde para hacer los planes de la noche. Algunas veces nos encontramos en un restaurante local y otras estamos ansiosos de llegar a casa. De una manera o de otra, casi siempre pasamos la noche juntos y no puedo decirles lo mucho que nuestro romance marital se beneficia de estos contactos cotidianos.
Durante la cena, nos contamos los acontecimientos del día. Hablamos sobre las personas que vimos, las tareas que realizamos, las cosas que salieron bien y las cosas que salieron mal. Siempre que podemos, vamos mas allá de contarnos sobre nuestros días para comentar sobre cómo nos sentimos y la manera como reaccionamos a lo que sucedió durante el día. Espero con ansia estos momentos, mucho más de lo que espero disfrutar la cena.
Este ritual diario nos mantiene entrelazados con la vida del otro. Cada uno conoce la mayor parte de los detalles de lo que el otro enfrenta cada día y nos preocupamos de manera genuina por los progresos de nuestra pareja. No es tanto lo que hablamos sobre nuestros días, es lo que nos preocupamos mutuamente, y estas conversaciones nocturnas son como leer las noticias sobre nuestro equipo preferido.

2. Sueñen juntos
Los sueños entrañan metas u objetivos para sus vidas individuales y para su matrimonio. Un gran sueño para su matrimonio necesita ser un gran sueño para ella y un gran sueño para él y un gran sueño para ambos. Este sueño marital les ayuda más cuando los actualizan. Si pasan de moda, inevitablemente pierden su poder de motivación e inspiración.
Los exhorto a que tengan un sueño para su próximo año de matrimonio, otro para los próximos cinco años y otro más para los próximos diez años. Además, los exhorto a que trabajen en sus sueños por lo menos dos veces al año, tal vez para su aniversario y a los seis meses.
El hecho de soñar juntos y trabajar juntos para lograr sus sueños contribuyen de manera dramática con el nivel de romance de su matrimonio.

3. Tomen tiempo cada día para ayudarse conscientemente.
Si ustedes oran, pasen mucho tiempo orando por su pareja. Me he convertido en un apasionado creyente de la oración y paso mucho tiempo orando por Marilyn. Estoy convencido de que su vida es sustancialmente mucho más significativa gracias a estas oraciones.
Pero los efectos positivos de la oración van mucho más allá. Afectan grandemente nuestro amor mutuo. Esto nos hace regresar al concepto de enfocar nuestros sentidos. Cuando ora por su pareja, él o ella se encuentran justo en el centro de su conciencia. Todas sus esperanzas y buenos deseos se enfocan en esa persona mientras usted intercede ante Dios por ella.

4. Programe pasar un tiempo con su pareja por lo menos una vez al mes.
Realmente no importa lo que hagan cuando estén juntos mientras ambos lo disfruten, pueden dirigirse hacia un lugar remoto que a ambos les agrade, exploren un viejo pueblo fantasma, vayan a su librería preferida, hagan un día de campo en el parque o visiten un museo de arte.
Cualquier cosa que hagan este día, el tiempo que inviertan satisfará su necesidad de romance marital como muy pocas cosas pueden hacerlo. Ofrecerá la promesa de pasar un tiempo poniéndose al día, un tiempo para reavivar la llama del amor y de un tiempo para comprometerse de nuevo con “la vida” que los emocionaba tanto cuando estaban recién casados.

5. Por lo menos dos veces al año, salga con su amado durante un largo tiempo.
Aunque las salidas cortas sean enriquecedoras, también necesitan días sin prisa y relajantes para alimentar su amor. Si es posible, vayan a un lugar hermoso, un lugar que les ayude a liberar la tensión y a olvidarse de las preocupaciones diarias.
No necesita alterar su presupuesto para pasar un largo tiempo lejos. Encuentre una pequeña cabaña, empaque su equipo de acampar o pida prestada su casa rodante a sus amigos o familiares. Lo que sea que decida, ¡hágalo! y cuando lo haga, asegúrese que los momentos románticos sean la principal actividad en su programa diario. Eso significa caminatas junto al agua por la mañana, largas siestas por la tarde, cenas a la luz de la luna, baile y abrazos bajo las estrellas por la noche.
¡Ahí lo tiene! Este método de siete pasos para mejorar su romance marital decididamente funciona. Póngalo en práctica ahora mismo y le garantizo que le encantarán los resultados.

Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del embarazo prematrimonial

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la verdad”

Esta es la sexta prueba de la serie. Si necesitas hacerte una prueba de embarazo antes del matrimonio, ya has depositado demasiado énfasis en el aspecto sexual de tu relación. Si el embarazo es una preocupación antes de que digas “lo prometo”, creo que la infidelidad matrimonial será una preocupación después de que lo digas. Si la disciplina en el aspecto de la conducta sexual es un problema principal ahora, qué traerá disciplina más tarde en la relación?

Muchas parejas que tienen conflictos con relaciones extramaritales, al preguntarles su nivel de actividad sexual antes del matrimonio, dicen “bueno, sí, nos excedimos mucho antes de casarnos, pero nos imaginábamos que en el matrimonio sería diferente porque uno puede tener relaciones sexuales cada vez que quiere”. Esto no es real. En el matrimonio no se tiene sexo cuando se quiere, sino pregúntale a cualquier pareja casada. Al marido le toca esperar cuando la esposa está en su ciclo menstrual, a veces durante todo el embarazo y la lactancia. Ni qué decir cuando la pareja se ve afectada por el cansancio, los niños, el trabajo, viajes, etc.

Después del matrimonio, los apetitos sexuales continúan, pero sin ningún aumento en la disciplina, la integridad y el control necesarios.

A menudo me he preguntado por qué la teología y la biología parecen contradecirse. Dios dice NO en el momento exacto que nuestros cuerpos dicen HAZLO. Se confundió Dios en el proceso de la creación? Creo que Dios quiere que aprendamos control y disciplina. Tenemos que aprender esto en otros aspectos como coordinar y disciplinar los músculos que están creciendo cuando somos niños. Por qué no las hormonas? Quizá Dios sabe lo que está haciendo, después de todo!

Dios creó las relaciones sexuales y las creó como algo bueno. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla…Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban” (Génesis 1:27-28; 2:24-25)

Los seres humanos fueron diseñados para ser criaturas sexuales. Nuestros cuerpos son la obra de arte de Dios, y más que eso, nuestra sexualidad es un buen regalo de Dios. Imagínate la expresión en el rostro de Adán cuando Dios dijo: “Oye, Adán, ven acá. Anoche se me ocurrió una gran idea, creo que te va a gustar!”, y Adán vio por primera vez a Eva. La respuesta de Adán fue:”Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne” (Génesis 2:23). Si lees entre líneas, Adán está diciendo gracias.

Aún más, Dios diseñó la expresión sexual para que sea exclusiva y permanente. El séptimo mandamiento está escrito en forma negativa, pero es un positivo poderoso: “No cometerás adulterio”. Por qué no? Porque Dios creó la expresión sexual para que fuera exclusiva, permanente y comprometida. Por qué? Porque la expresión sexual apropiada requiere los niveles más profundos de confianza e intimidad humanas. Por qué? Porque Dios quiere que la expresión sexual sea profunda, íntima, gozosa y deliciosa. Y todo eso requiere compromiso.

Dios nos diseñó como seres sexuales y El desea que la expresión sexual tenga lugar en un contexto específico: el matrimonio. El matrimonio es el medio ambiente escogido por Dios en el cual el amor puede crecer hasta su máxima fructificación. El matrimonio es el medio que Dios nos ha dado para nutrir este amor santo y esa es la razón por la que Dios quiere que el matrimonio sea el único medio ambiente para la expresión sexual. El acto sexual fue creado para expresar la integridad del amor de la pareja. La expresión sexual fuera del matrimonio degrada el medio ambiente que Dios ha dado para el desarrollo del amor. Y así como la contaminación puede destruir el medio ambiente en la naturaleza, también la contaminación de la infidelidad sexual destruye el medio ambiente del matrimonio.

Si estás sexualmente activo en tu relación romántica, retrocede y abstente durante treinta días. Después hablen acerca de su relación. Si no pueden abstenerse de la relación sexual, creo que tu matrimonio se encaminará al fracaso, porque se basa en la gratificación física y el placer sexual más bien que en amor e integridad.

Hoy en día te llenan la cabeza con mensajes insistentes de que la expresión sexual con quien sea y cuando sea es una expresión de tu libertad y un derecho. Desgraciadamente esto tiene consecuencias que nadie está dispuesto a admitir y aceptar. Cuántas veces he escuchado “Ahora que conozco la persona con la que me gustaría pasar el resto de mi vida, desearía haber esperado”.

Serás uno más del montón o estás dispuesto a marcar diferencia y sentar bases seguras para una relación gratificante, duradera e íntima, tal como Dios lo pensó desde el principio?

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del calendario”

Relaciones prematrimoniales

El sexo antes del matrimonio no es peligroso porque es prohibido. Es prohibido porque es peligroso.

Carlos Cauhtémoc Sánchez en su libro “Juventud en Extasis”

Algo les falló en las cuentas…

Mi esposo me dice que si llego a quedar embarazada y en la ecografía sale que es niña, al día siguiente compra escopeta. Creo que ya sé por qué 🙂

El poder de la mujer

Iban el Sr. Gobernador y su esposa en una limosina rumbo a una reunión social en el club de campo a las afueras de la ciudad, cuando pasaron por un edificio en construcción y se dieron cuenta que allí estaba trabajando un ex-novio de ella. Al ver esto, el Sr. Gobernador se dirige a su esposa:

– Lo ves cariño? Tuviste mucha suerte. Si te hubieses casado con ese tipo, hoy serías la esposa de un obrero de construcción.

La esposa muy astuta, responde:

– No, cariño. Si me hubiese casado con ese tipo, hoy él sería el Gobernador.

Nosotras tenemos una gran oportunidad y el poder de edificar a nuestros esposos, no los desaprovechemos.