La manera en que él me ve

Continuación del artículo: “Romance a la vista”

 

La primera vez que leí sobre este tema, algo dentro de mí se revolucionó. No podía creer en lo que había leído, pero mi corazón me decía que era verdad. Esto provocó un enfrentamiento entre los mitos que yo creía firmemente, y la realidad que me pedía a gritos que corrigiera mi actitud y mi proceder. Era como si Dios me dijera “Hija mía, ya es hora de un cambio. Ya es hora de aceptar esta verdad, y de madurar”. Y vaya que no quería hacerlo! Es más, tengo que confesar que hasta la fecha estoy luchando con este aspecto que es importante para mi esposo, y que debería por lo tanto ser importante para mí. Pero creo que más que nada, sigo intentándolo, luchando y atravesando este proceso (a veces doloroso), porque sé que es importante para Dios. Y con El realmente no discuto (bueno, sí lo hago, pero al final lo dejo ganar la discusión jejeje).

Creo que empezaré desde el principio. Creo que el anhelo de toda mujer es que la amen por lo que ella realmente es. Con todos sus talentos, habilidades, inteligencia, valores, defectos, debilidades, personalidad. Sueña con que la amen como un ser integral, desde la punta de su cabello, pasando por su lunar en la pierna y su cicatriz de operación de apéndice, hasta la punta de los pies. Con esta ilusión se casa, pues su flamante príncipe encantado le ha demostrado hasta la saciedad que está dispuesto a amarla hasta el fin de sus días.

En algún lugar del camino, talvez con los embarazos, la responsabilidad de cuidar a los niños, ser responsable del hogar, incluso trabajar y ayudar con el sustento de la casa, nos olvidamos de cuidar de nosotras mismas. No es raro ver muchas esposas que se han descuidado en su aspecto físico. Están pasadas de peso, con desórdenes alimenticios, desaliñadas tanto fuera como dentro de casa. Ni siquiera se dan cuenta de haber dejado de cuidarse, con todas las responsabilidades encima.

Es ahí donde viene la presión del marido, las insinuaciones de hacer ejercicio, hacer dieta, arreglarse, etc. Y aquí nuestro reclamo justo: “Si me amaras en realidad, me aceptarías como soy”. Que al fin y al cabo fue nuestro anhelo desde el principio. Nos sentimos heridas porque ya no parecemos tan atractivas como ellos quisieran, y nos sentimos frustradas porque no podemos ser todo lo que ellos quisieran, y terminamos enojadas contra ellos por exigirnos algo que para nosotros no tiene sentido. Muchas terminamos haciendo exactamente lo contrario, con un kilo de helado y una bolsa de galletas en la mano.

Pero lo cierto es que hay una verdad que no podemos ignorar. La manera en como nos vemos sí es importante para nuestro esposo. Ahora, no de la manera en que nosotros creemos. Ellos no quieren que podamos entrar en un vestidito talla 3; ellos quieren que cuidemos de nuestro cuerpo para ellos. Un hombre lo pone así: “Si ella no cuida de sí misma, anda desaliñada frente a mi todo el tiempo, nunca hace ejercicio, ni tiene energía para salir y hacer cosas juntos, siento como si ella eligiera a propósito no hacer algo que debería saber es importante para mi”. Es duro a veces para nosotras tomar esto en serio (sé que lo es para mi!). La vida es tan ocupada, y nuestros esposos prometieron amarnos en las buenas y en las malas, y queremos que nos amen por lo que tenemos dentro, no por nuestra apariencia. Pero la verdad es que nuestra apariencia sí importa. Si decidimos ignorar esto, estamos irrespetando e hiriendo el hombre que amamos.

Podemos comparar la desilusión de nuestro esposo si no nos cuidamos físicamente con la que nosotras sentiríamos si ellos decidieran no tomarse el tiempo para hacer algo romántico por nosotras. Ves lo crítico que es esto? Al hacer que estén orgullosos de nosotras, los estamos ayudando a luchar contra la tentación de mirar hacia otro lado (cosa que ya hemos discutido que es difícil de controlar para ellos).

Antes de que hagas la cita con el cirujano plástico, déjame decirte lo que tu esposo no quiere. El no quiere una muñequita de exhibición. El no quiere un cuerpo perfecto. El no quiere una conejita de playboy (bueno, puede que algunos sí, pero me estoy refiriendo al hombre que sinceramente quiere lo mejor para su esposa). Qué quieren ellos entonces? Mírate al espejo. Hazlo sinceramente. Probablemente si tú no estás (razonablemente) conforme con lo que ves, ellos tampoco. No busques la perfección, busca resaltar las cualidades que Dios te dio, esas características que te hacen única e irrepetible. Pídele ayuda a tu esposo, muy probablemente estará dispuesto a ayudarte y apoyarte. Busca los recursos que necesitas para hacer un plan de “cuidado personal”. El te lo agradecerá, y el espejo también. Quién gana? Todos. Hay una energía inexplicable que irradia una mujer que se siente conforme con ella misma. Así que no se trata de evitar envejecer, ni de mantener un cuerpo de 20 años. Se trata de cuidar la manifestación externa de lo que tienes adentro, para que el que te vea, sepa lo valiosa que eres.

 

Próximo artículo: “Sólo dos palabras”

 

Anuncios

2 pensamientos en “La manera en que él me ve

  1. muy buen consejo cri, acabo de ver tu sitio, me parece muy interesante. T5u consejo es muy verdadero puesto que nunca debemos olvidarnos de que somos mujeres y que como dicen no hay mujer fea, sino mal arreglada, no induzcamos a que nuestras parejas vean para otros lados con nuestro descuido como personas y como la mujer que los llego a enamorar, si bien lo fisico no es lo primordial, no nos engañemos es muy importante puesto que es nuestra primera tarjeta de presentación. chao y saludos

  2. ay! yo vote… mi intencion fue poner 5 estrellas pero solo presione en cuatro y me di cuenta ya despues. asi q mi calificacion es 5 estrellas :D… gracias por compartir esto con nosotr@s.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s