Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la aritmética bíblica

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de Lassie”

Esta es la cuarta prueba de la serie. La aritmética bíblica funciona así: uno más uno es igual… a uno. Según el sistema numérico de Dios, “los dos se convertirán en una carne”(Génesis 2:24). Dos personas completas se casan y de alguna manera, en el divino misterio de Dios, se convierten en uno en espíritu, corazón y alma. No es que una mitad más una mitad es igual a uno completo. En la aritmética bíblica dos fracciones no igualan una unidad.

Muchos se casan con la esperanza de que esa persona de alguna manera llenará lo que está vacío en su interior. Si es ese el caso, me pregunto por qué tantas personas casadas todavía se sienten solitarias. El matrimonio junta dos personas con todo su quebrantamiento y disfunción individuales, así como con toda su fortaleza y salud. Dos personas quebrantadas juntas todavía están quebrantadas. Uno más uno es igual a uno. Esa es la nueva matemática de Dios.

Bill y Lynne Hybels escriben: En la mayoría de los casos, un soltero desdichado será un casado desdichado. Un soltero amargado y enojado será un casado amargado y enojado… El matrimonio no produce transformación de vida y carácter. Esos cambios los produce la obra interna del Espíritu Santo que no depende del estado civil de uno.

Necesitan trabajar en su crecimiento y desarrollo personal antes de decir “lo prometo”. No cuente con su cónyuge para que lo produzca en usted. Solucione sus “asuntos inconclusos”. Este es trabajo de desarrollo que todavía es necesario hacer si es que uno va a alcanzar la madurez. Pueden ser problemas con relaciones que no se han resuelto, perjuicios personales o psicológicos que no se han tratado o cuestiones de abuso, maltrato, dolor, angustia o desencantos que no se han resuelto. Hay que trabajar para encontrar sanidad, perdón, reconciliación y crecimiento. Es cierto, el proceso a menudo se ayuda con el apoyo de un amigo cariñoso y del novio o la novia. Pero no se equivoque: si usted tiene asuntos inconclusos, los llevará al matrimonio.

Qué asuntos inconclusos tiene? Cuáles son algunas de las cuestiones pendientes con sus padres o con otros miembros de la familia? Hay alguna culpabilidad no resuelta que todavía lleva consigo? Hay cuestiones de ira o venganza que necesita enterrar? Comience a trabajar en su salud espiritual, emocional y psicológica.

Un buen consejo sería: Asegúrese de que puede pararse solo antes de que decidan pararse juntos. Recuerda la aritmética de Dios? Uno más uno es igual a uno. Los psicólogos tienen un término para describir cuando una persona logra un sentido de su propia autoestima e identidad. Algunas mujeres en nuestra cultura sienten que tienen valor sólo si tienen relaciones con un hombre. Una relación romántica puede darles un sentido de seguridad o estabilidad, pero la estabilidad más grande viene de la autoestima personal, del valor de sí mismo y de la identidad individual. Por tanto hay que cuidarse de los “matrimonios colgadizos”, cuando uno se casa para satisfacer una necesidad emocional. Los hombres y las mujeres a menudo creen que el matrimonio compensará su propia inmadurez emocional. Pero en tales relaciones colgadizas, el más débil se apoya demasiado y pone una presión tan excesiva que el otro no puede soportarla, y los dos se desploman.

Así que recuerde, uno más uno es igual a uno. Trabaje en ser una persona íntegra y completa espiritual, emocional y psicológicamente, y busque que su pareja haga lo mismo. La aritmética de Dios no falla!

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la verdad”

Más aritmética

Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena.

Proverbio Sueco

Una sola carne

matrimonio0011.jpg

Son una sola carne… y la colcha también es una sola!!

Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de Lassie

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la gripe”

Esta es la tercera prueba de la serie.  Es esta persona su mejor amiga o amigo?  Los mejores matrimonios comienzan con la amistad y se desarrollan en grandes amistades.  Se trata de amistad y compañerismo.  Recuerda las palabras de los votos tradicionales: “En salud o enfermedad, en lo mejor y en lo peor”?  Lo que sobrevive en los tiempos de enfermedad y de “lo peor” es el compañerismo.  Un compañero es alguien que camina con uno, habla con uno y permanece con uno a través de toda situación.  Alguien dijo una vez que “un amigo es el que llega cuando los demás se van”.

En el principio de la nueva creación de Dios, Adán vagaba en el huerto del Edén solo.  Estaba ocupado desarrollando su carrera como botánico y veterinario, pero estaba solo.  En su momento, Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo.”  Lo que hizo a continuación es asombroso.  Creó la amistad!  Adán y Eva descubrieron una relación de amistad emocionante.  La reacción de Adán a esta nueva creación lo dice todo: “Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne” (Génesis 2:23).  “He aquí alguien que es como yo, aunque es diferente, alguien que puede caminar y crecer conmigo.  He aquí por fin, una compañera.”

La amistad es un compromiso de espíritu, corazón y comunicación con otra persona.  Algunas de las características más importantes, necesarias para un matrimonio sólido se encuentran en las buenas amistades.  Piense en sus mejores amigos.  No están ahi para hacer cosas para usted, sino para estar con usted.  La amistad no es sencillamente utilitaria o instrumental.  No es lo que alguien hace para usted; es compañerismo con usted.

Cuáles son las características de una buena amistad?  Un buen amigo invierte en usted; tiempo, energía y atención.  Un amigo es leal y le dirá la verdad, aun si le duele.  Un amigo íntimo confía y se deleita en usted y disfruta de estar juntos y “andar” juntos.  Un amigo comprende que cuando usted hace una tontería, no es una condición terminal!  Un verdadero amigo perdona y acepta el perdón, lo defiende y siempre trabaja para su bien.

No debiera ser diferente con la persona con quien se casa.  Si su perro Lassie es un mejor amigo que él o ella, entonces piénselo bien.  Es esta persona su mejor amigo o amiga?  Cásese con quien lo sea y disfrute de la recompensa del compañerismo.

 

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la aritmética bíblica”

Amistad

En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.

 Proverbios 17:17

 

Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de la gripe

Continuación del artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba del supermercado”

Si nunca has visto a tu amado/a cuando tiene la gripe, es mejor que esperes un poco. Si sólo se han visto a la luz de la luna o de los candelabros, piénselo bien. Tienen que verse en sus mejores y también en sus peores: cuando se sienten mal, se ven mal y huelen mal; cuando todo va mal.

Esta es la prueba de la realidad. Cuando se despiertan juntos después de la noche de bodas, no se van a parecer a Tom Cruise o a Nicole Kidman con el peinado, el aliento y la ropa perfecta (recuerda que ellos tienen todo un equipo de maquillaje!). En otras palabras, en la vida de casados lucirán exactamente igual que esta mañana cuando te miraste al espejo y te pegaste un susto! No vas a lucir mucho mejor cuando te cases.

Walter Wangerin dice en cuanto a esto: El amor es un poco mentiroso. El amor, el deseo de agradar y de que nos agrade, se siente tan bien cuando está satisfecho que nunca quiere parar. Por lo tanto, el amor edita los hechos para seguir sintiéndose bien…El amor nos idealiza a los dos.

La vida matrimonial se vive en el mismo mundo que vives ahora. La Prueba de la Gripe demanda que se vean a la luz del día con los dos ojos abiertos a la verdad inédita.

Necesitan ver mutuamente sus valores, sus hábitos, sus peculiaridades, sus estilos y sus preferencias. Es ella una persona nocturna? Qué tiempo pasa él en el sofá viendo “el juego”? La prueba de la realidad les pide que se conozcan bien por una razón fundamental: el matrimonio no los cambiará. Su manera de ser como solteros será más o menos la misma cuando se casen. El matrimonio los cambiará a ambos, pero en forma lenta, sutil y a veces imperceptible. No lo verán suceder pronto. Y no puedes obligar a tu cónyuge a cambiar. La realidad tiene que llegar para los dos antes que digan “lo prometo”.

La desilusión es una buena idea para una pareja! Cuando se desilusiona, pone a un lado sus ilusiones. Cuando una persona viaja a través de un desierto, comienza a imaginarse que ve lo que más desea en ese momento: agua. Las relaciones románticas no son muy diferentes para algunos. Uno comienza a fantasear que ella es justo lo que más queremos en ese momento. El problema con un espejismo es que no es real. Cuando llega a su destino descubre que sólo hay más de lo mismo. Esa es la razón por la que la desilusión puede ser una buena idea.

Muchas personas llevan consigo el cuadro perfecto del hombre o de la mujer de sus sueños. Esa imagen ha sido alimentada por películas, revistas y bodas. Todo luce perfecto en la boda, pero detrás de los trajes de etiqueta y de los bellos vestidos, hay personas con caracteres y faltas muy humanas. Si el matrimonio se basa en la ilusión de la perfección, muy pronto va a recibir un gran desencanto.

 

Próximo artículo: “Nueve pruebas para el matrimonio: La prueba de Lassie”

 

Comienza con uno

No te preocupes por encontrar a la persona indicada, mejor ocúpate en ser la persona apropiada.