El protector

Continuación del artículo: “Mi héroe”
He aquí un concepto que yo pensé que estaba pasado de moda. Una verdad acerca de nuestros esposos que pensé que no tenía aplicación en el siglo XXI y que más bien pertenecía a la época de las abuelitas. Con esto de que los hombres y las mujeres tienen iguales oportunidades laborales y sociales, ya no es necesario el concepto de que el hombre tiene que llevar el sustento a casa.

Pero nada más lejos de la verdad. En el mismo centro del ser masculino yace una necesidad y una carga: la del ser el proveedor. Un esposo siente el impulso de proveer por su familia. El tiene grabado tan adentro este sentido del deber, que lo sigue sintiendo aún cuando su esposa trabaje y pueda proveerse sola. El centro de la identidad masculina es el rol del proveedor. Ellos desean ser confiables y que se pueda depender de ellos. Quieren cuidar de aquellos que aman, y haciendo esto, encuentran significado. Es su manera primordial de decir “te amo”. Suena tan extraño entonces el decir que la mejor manera de expresarnos su amor es llevar el cheque del sueldo a casa! Pero es cierto, lee entre líneas mi querida amiga pues con eso él está diciendo: “Puedo cuidar de ti…soy digno de ti”. Necesita probarlo…y quiere demostrarlo.

Por favor no me malentiendas. Aún si una pareja comparte los gastos, trabajen los dos (como se suele hacer en estos días con la situación económica difícil que hay en general), se compartan los quehaceres del hogar, el cuidado de los niños, incluso si es la mujer la que lleva las cuentas, él sigue sintiendo la responsabilidad por su familia. No se trata de machismo, se trata de identidad. Además, he descubierto que por más exitosa que sea una mujer en el campo profesional, siempre llegará a casa y querrá sentirse amada y apreciada, de lo contrario se sentirá vacía, porque es su necesidad y forma parte de su identidad. Te diste cuenta de la compatibilidad en el diseño del hombre y la mujer? No me cabe duda que el ingenio de Dios tuvo que ver en esto.

Cuán irónico es entonces cuando él llega a casa y su esposa se queja de que no pasa suficiente tiempo en casa, cuando él lo está haciendo para decirle que la ama. Cuán vulnerable se vuelve un hombre que siente que no está proveyendo lo suficiente porque su esposa se queja de que no les alcanza para nada. Los hombres viven con un miedo constante al fracaso y se esfuerzan por desempeñarse bien, incluso sufren si los problemas económicos familiares no son culpa suya. Es por eso que los hombres que pierden su trabajo pueden caer en un estado depresivo e incluso perder la esperanza.

La pregunta es entonces: cómo podemos responder nosotras? Talvez podríamos reconsiderar los conflictos pasados sobre este tema y acercarnos a nuestros esposos con un poco más de tino. Podemos tratar de comprender su lucha por balancear el querer trabajar para proveer bien a la familia y el tiempo que quieren pasar en casa con ella.

Pero también podemos evaluar nuestras propias debilidades. Reconocer el esfuerzo que hacen, y además demostrarlo cuidando nuestros gastos y elaborando un presupuesto que saque el mayor provecho de lo que él trae a casa. En otras palabras no tomarlo por sentado. Podemos también dejar la crítica a un lado, porque sin darnos cuenta a sus oídos estamos despreciando el esfuerzo que hace.

Al final, ayudarles a aliviar su carga proveyéndoles de apoyo y soporte, que son nuestras habilidades empáticas femeninas más sobresalientes. Porque en el diseño el Arquitecto Universal no se equivocó, es cuestión de echarle un vistazo a los planos y entender cómo funciona. Prueba a ahorrar un poco de dinero por un par de meses y comprarle algo que tu sepas que quiere, y dáselo sin ninguna razón en particular, en un día cualquiera, como expresión de cuanto aprecias su esfuerzo por cuidar de ti y de tu familia. Verás cómo se ilumina su rostro. Regresará a casa más temprano al día siguiente, créemelo!

Próximo artículo: “Esta noche no cariño”

2 pensamientos en “El protector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s