Una dedicación admirable

Hace unos días atrás un señor que trabajaba en la iglesia donde me congrego se retiró. Fue muy emotivo pues había servido como guarda-templo durante más de 30 años, y se había ganado el cariño y el respeto de todos.
Pero lo que más conmovió a la congregación fue el motivo de su retiro. Durante los últimos 7 años su esposa ha estado postrada en cama debido al Alzheimer. Ella perdió toda noción de la realidad, y no solo eso, la enfermedad la dejó paralizada casi completamente. El y los hijos se hacían cargo de bañarla, alimentarla, y de estar pendiente de ella. Ahora había decidido retirarse para poder dedicarse por completo al cuidado de su esposa ya que sus hijos son adultos y habían comenzado a formar sus propios hogares.
Humildemente, con los ojos llenos de lágrimas, dijo a la congregación: “Sólo estoy cumpliendo con lo que El Señor me mandó, que amara a mi esposa como Cristo amó a la Iglesia. Lo único que estoy haciendo es cuidar de un angelito”.
Ella olvidó hace mucho tiempo quien es él. Pero él sabe perfectamente quien es ella, la mujer a la cual prometió amar hasta que la muerte los separe, y lo hará, no importa el sacrificio, hasta el fin.

2 pensamientos en “Una dedicación admirable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s