Vocabulario restringido

A nivel profesional y social en general es recomendable poseer un amplio vocabulario. En el ámbito matrimonial sin embargo hay una palabra en particular que debe ser borrada completamente del diccionario conyugal, y es el divorcio. Muchas parejas cuando se casan incluyen, muchas veces sin saberlo, una cláusula en su contrato matrimonial que dice : “Hasta que el amor se acabe”, o “Hasta que ya no me hagas feliz”, o incluso “Hasta que me aburra”. Basta echar un vistazo a las estadísticas de divorcio a nivel mundial y nos daremos cuenta de cuántas veces es utilizada esta “cláusula de escape”. Pero lo que realmente hace un matrimonio sólido es saber que mi cónyuge no se irá a ninguna parte, no importa cuanto llueva, truene o relampaguee (o cuantas pataletas tenga que aguantarme). Es precisamente el saber que mi cónyuge decidió firmemente no dejar una puerta trasera abierta por si las cosas no andan sobre ruedas. Cuando los dos deciden erradicar la palabra divorcio de su vocabulario, cuando deciden unánimemente que el divorcio no será una opción para ellos, un milagro ocurre: los dos estarán dispuestos a trabajar en su relación y hacerla funcionar, sin importar el tiempo o el esfuerzo que tome. Al final del camino, es justamente el haber pasado por las tormentas de la vida lo que hará que su unión sea más fuerte. No significa encerrarse en una prisión y tirar la llave, es unir sus manos y caminar juntos, y estar seguro que habrá alguien que nos sostendrá cuando tropecemos con las piedras de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s