No te lo mereces

Continuación del artículo: “Descifrando el código interno de mi esposo”

Aquí estoy, en compañía de mi taza de café caliente, lista para desentrañar uno por uno los misterios que envuelven la naturaleza masculina de mi querido esposo, y de todos los esposos, dicho sea de paso. Empecemos con el primero.Crecemos con la noción de que en una relación nunca debe faltar el amor. Si uno le pregunta a cualquier mujer si el amor debe ser incondicional, obtendremos un rotundo sí cada vez. Eso es indiscutible. Ninguna mujer en sus cabales diría que una relación sin amor puede ser satisfactoria. Para nosotras eso es absurdo. Pero lo cierto es que para los hombres hay algo que es más importante que el amor, y es justamente la primera verdad que discutiremos:

El hombre necesita respeto.

Perdón? Pues no, no es un error tipográfico. Por increíble que parezca, el hombre preferiría no tener amor que sentirse irrespetado. Los hombres tienen un código de honor intrínseco y ésta es una necesidad muy arraigada dentro de ellos. Al final nos daremos cuenta de que un hombre que se siente respetado, se sentirá amado por su esposa. Y la verdad es que la mayoría de nosotras los respetamos, pero a veces no lo demostramos de la manera en que ellos necesitan. Cómo nos damos cuenta? Ellos se vuelven malgenios, temperamentales, irritables, insoportables! Su ira crece mientras más humillados se sienten debido a la falta de respeto. Y uno está ahí, sin entender de dónde viene todo eso, y preguntándose dónde se fue el amor que una vez los unía. La pregunta lógica entonces es: Cómo sienten ellos que se manifiesta el respeto?

Cuando respetamos su juicio

Ellos tienen la necesidad de saber que respetas sus decisiones y conocimiento. No les gusta que los estemos cuestionando todo el tiempo, ni qué decir de discutir con ellos acerca de sus decisiones. Con esto no estoy diciendo que nuestra opinión no cuenta para nada, ni que debemos convertirnos en una alfombra de piso. Simplemente hacerles saber que lo que dice, lo que opina, lo que piensa y lo que decide tiene un alto valor para nosotras.

Cuando respetamos sus habilidades

Ellos tienen la necesidad de saber que han podido conquistar algo por ellos mismos, incluso si sólo se trata de encontrar una dirección. Ellos quieren que tengamos la confianza de que pueden resolver las cosas. Piense un poco en esto. Su esposo quiere hacer algo (como arreglar el grifo de la cocina) y usted sugiere que llamen a un plomero. Lo que él escucha realmente es: “No confío en ti”. Eso para ellos es un golpe bajo, así de sencillo.

Cuando nos comunicamos con respeto

Palabras. Dice un proverbio de la Biblia que con ellas podemos dar vida o muerte. Pues es muy cierto que nosotras tenemos el poder de edificar o destruir el hombre de nuestras vidas. Nuestras palabras pueden animarlos o exasperarlos. Aunque muchas veces no tengamos la intención de irrespetarlos, lo que digamos puede tener un impacto negativo, como por ejemplo los “recordatorios”. Lo que ellos perciben es que les recordamos las cosas porque pensamos que ellos son olvidadizos, vagos o irresponsables.

Cuando lo respetamos en público

Cuántas veces hemos visto una mujer comportándose como una mamá con un niño malcriado frente a su esposo? Cuántas veces hemos visto a una mujer ridiculizando o criticando a su esposo en una reunión social? Lo que hemos pasado por alto es que el hombre tiene una inseguridad intrínseca, un secreto sentido de ser inadecuados, y lo que a nosotros nos puede parecer una broma inofensiva, para ellos puede ser la humillación total. Como los hombres son competitivos entre sí, el que la misma esposa no lo respete en público hace que él se sienta irrespetado por todos. Lo contrario también es cierto, si una mujer lo alaba en público…créame, él se encargará de recompensarla en privado.

Cuando mostramos respeto en nuestras suposiciones

Es increíble la cantidad de veces que nosotras asumimos sin querer que ellos no pueden hacer algo sin nuestra ayuda. La cantidad de veces que intervenimos porque pensamos que ellos van a olvidar de hacer lo que les pedimos, o peor, la cantidad de veces que decidimos hacer las cosas nosotras mismas porque asumimos que ellos no lo harían bien. Esto es lo que más lastima a un hombre. El ver en nuestros ojos reflejada la desconfianza. Es como confirmar sus peores miedos. No hay nada más gratificante para un hombre que el sentir que su mujer cree que él puede salir a cazar dragones.

Así que ahí está. Pensando en todo esto me doy cuenta de lo realmente frágil que puede ser el interior de mi esposo y del poder que tengo en mis manos. La cuestión es si estoy dispuesta a usar ese poder para el bien de nuestro matrimonio. Ahora, muchas de ustedes se preguntarán: “Pero usted no conoce a mi marido! Cómo puedo respetar a alguien que no se lo merece?”. De ahí el título de este artículo. Nadie desafía el pensamiento de que el amor es incondicional, pero sin embargo parecemos pensar que el respeto no lo es. Nos han enseñado que el respeto “hay que ganárselo”. Pues no. Así como nosotras no quisiéramos que el amor de nuestro esposo esté condicionado a lo bien que lucimos, a lo rico que cocinamos o a lo bien educados que estén nuestros hijos, así mismo ellos desearían que los tuviéramos siempre en alta estima y valor aún cuando no tengan un desempeño ideal. Es por eso que Dios nos manda a que respetemos a nuestros maridos. Para nosotras el amor es natural, no así el respeto. Por eso debemos hacer nuestro esfuerzo en esta parte. Es cuestión de la actitud que nuestro esposo percibe de nosotras. Con esto por supuesto no estoy diciendo que debemos condonar comportamientos dañinos como la pornografía, la infidelidad o el maltrato físico y emocional. Lo que digo es que debemos confrontar este comportamiento respetuosamente. Que el mensaje que nuestro esposo reciba sea “Te aprecio y valoro tanto como persona que no puedo dejar que sigas con ese comportamiento que nos hace daño a ambos como personas y como pareja”. Posiblemente es justo por la falta de respeto que siente que comenzó a actuar así en primer lugar.

Pruebe a hacer un experimento. Posiblemente su esposo sepa que usted lo ama. Pero esta vez haga algo diferente. Haga una lista de 10 cosas que respeta de él. Póngala en algún lugar donde la pueda encontrar fácilmente. Le aseguro que este cambio de perspectiva le sorprenderá. Ah, y esté lista para explicarle un poco más acerca de cada punto que escribió en el papel, porque querrá estar seguro de que fue sincera. Quisiera saber si alguna de ustedes lo hizo, y qué resultados obtuvo. Después de que yo lo hice, mi esposo anduvo por un par de días con el pecho inflado y la mirada en alto, como si hubiera recibido una condecoración del Congreso Nacional. Lo único que hice fue plasmar en un papel lo que ya pienso de él pero que él no es capaz de “leer” en mi mente. Pruébelo.

Lo que quisiera que pensaras después de leer esto, es que de verdad en tus manos está el poder de cambiar tu matrimonio de dirección, dándole a tu esposo el respeto que necesita. No escatimes esfuerzos para que sea así, y que Dios guíe tu camino y te de la paciencia para perseverar en tu decisión de hacer de tu matrimonio una experiencia única y enriquecedora.

Próximo artículo: “Mi héroe”

Anuncios

3 pensamientos en “No te lo mereces

  1. Es increíble que para los hombres sea taaaaan importante “hacer algo” por nosotras!!!. Es su manera de decirnos “te amo”.

    Vivo diariamente esa experiencia, pues tengo un esposo que si pudiera ponerme en una burbuja de cristal, lo haría. Amo mucho ésto de él ahora, porque no siempre fué así; hasta que tú me lo hiciste entender acá en Guayaquil. Gracias mi Cristi.

    Besitos y bendiciones.

  2. Muchas gracias.
    Yo ruego a Dios ser el tipo de esposo que mi pareja quiere, y estoy seguro que eso hará que gane respeto de parte de ella.
    Tengo que confesar que este artículo me sacó lágrimas de los ojos, pues es muy, muy cierto todo lo que dice.
    Mi oración es que las mujeres que lean este artículo lleguen a amar a sus esposos a tal punto que ellos se sientan respetados en gran manera.

  3. Lei el artìculo, y pare ace que me lo ha escrito a mi. en efecto la verdad que uno de hombre el respeto es lo mas se necesita en una relacion de pareja. yo tengo un año y medio de casado y me he ido de la casa 4 veces , tengo una niña de 2 años que adoro. sin embargo mi esposa no le presta atenciòn a la bebe . me siento muy mal por eso ya tengo 2 meses que estoy fuera de casa pero todos los dias estoy con mi hija alrededor de 4 horas. pero como les digo hay palabras muy duras que hacen tomar desiciones drasticas y esa es la falta de respeto: que te llamen cerote, mal parido, maldito animal, basura , perro, hijo de puta, culero no creo que una terapia ayude mas bien un distanciamiento es lo correcto. gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s