Caricia o golpe?

Eso es lo que pueden ser las palabras. Hay palabras que pueden servir de medicina para el alma, hay otras que son capaces de atravesarla como una espada de samurai, de un solo tajo. Hay palabras que nos han marcado la vida. Pero no debemos pensar que fuimos vulnerables en nuestra niñez y nuestra adolescencia solamente. Todavía podemos lastimar y nos pueden lastimar profundamente. No sería fantástico tratar de eliminar este fantasma de nuestro matrimonio? Piense cómo se dirige a su cónyuge, son acaso duras y sarcásticas las palabras que utiliza? Menosprecia, ridiculiza o denigra la integridad emocional de su cónyuge? Es hora de eliminar este vocabulario del diccionario conyugal. Es hora de comenzar a edificar su matrimonio y el mejor punto de partida es mediante la comunicación positiva, cuidadosa y amable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s