¿Es el sexo solo físico?

Por: Andrés Carrera

Uno de los mitos más grandes que tenemos en nuestro mundo del siglo XXI, es la enseñanza de que el sexo es solo físico.

Una y otra vez vemos en las películas y series de televisión, como simplemente se puede tener una relación sexual y seguir como que nada ha pasado, incluso cambiando de parejas frecuentemente sin que haya la menor repercusión, ni física, ni emocional.

Hace algunos días escuché al pastor Andy Stanley predicar sobre este tema y me quedé impresionado de como lo trató, así que decidí traer algunas de esas ideas y complementarlas con otras que he encontrado al respecto.

Lo primero que quiero hacer es destruir el mito y para eso, hacer unas preguntas que creo dejan el tema sumamente claro:

  1. Si es solo físico, ¿por qué es que el abuso sexual nos marca tanto? Si fuera solo físico trataríamos con el de la misma forma que tratamos una paliza, y la recordaríamos con dolor, pero no marcaría nuestra vida de la forma que un abuso sexual lo hace.
  2. ¿Por qué la violación es más devastadora para una mujer que una paliza? Si es solo físico, ella debería poder hablar de ello con menos dificultad, y todos sabemos que el nivel de vergüenza de una mujer violada es mucho mayor que el de una mujer golpeada.
  3. ¿Por qué mis máximos pesares tienen que ver con mi sexualidad? ¿Por qué cuando hago consejería y alguien se acerca a mí y me dice “le voy a contar algo que no le he contado a nadie más”, inmediatamente se que tiene que ver con algo de índole sexual?

Creo que con estas preguntas desbaratamos el mito de que el sexo es solo físico y dejamos ver de cuerpo entero la colosal mentira que se nos dice, y por qué este manejo de la sociedad está logrando devastadoras consecuencias en el plano físico y almática.

Para sustentar esta mentira y no tener que discutirla, los proponentes del mito nos dicen, que son las inhibiciones religiosas las que hacen que nosotros hablemos de que el sexo es solo entre dos personas que han decidido amarse para toda la vida.

Así que, miremos esta aseveración que solo nace de la ignorancia de como eran las religiones en el mundo.

Todas las religiones en el mundo, antes del cristianismo, han propugnado rituales que incluían prostitutas llamadas sacerdotisas o profetas, y tenían como parte de sus ritos la unión carnal del “feligrés” con una de estas mujeres.

Cuando el cristianismo ingresa en estos lugares paganos, se vio en la necesidad de aclarar que esto era pecado y que Dios estaba en contra de tales prácticas.

Como ejemplo, veamos lo que le escribió el apóstol Pablo a la iglesia naciente en una ciudad griega llamada Corinto:

“¿NO SABEN QUE EL QUE SE UNE A UNA PROSTITUTA SE HACE UN SOLO CUERPO CON ELLA? PUES LA ESCRITURA DICE: “LOS DOS LLEGARÁN A SER UN SOLO CUERPO”         (1 COR.6:16)

El apóstol empieza con la frase “no saben” porque efectivamente no sabían, así que les informa que cuando hacían estos cultos religiosos lo que estaban haciendo era unirse con la prostituta de tal forma que era como goma.

Imagínese la sorpresa de estas personas que pensaban que el sexo era solo físico, ellos no habían sabido la razón por la que Dios creó el sexo.

Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, pensó en el mejor regalo que les podría dar, que refleje la unión, que El quiere tener con nosotros, y ese maravilloso presente fue el sexo.

Dios dijo le voy a dar al hombre una expresión de unión sublime, pero está hecho para ser tratado con cuidado, porque tan espectacular como puede ser, también puede destrozarlos.

Lo que Dios creó y que se llama sexo, está hecho para ser la expresión de unión especial entre dos seres humanos, que se aman, se cuidan, se respetan, se aceptan, y que por tanto expresan esa unión a través de la relación sexual.

Cualquier otra forma de usarlo es una vil imitación, que lejos de llenarnos nos vacían cada vez más.

Los dejo con una parte de la canción de Alberto Cortez que se titula “Quien Quiera Beber Conmigo” que dice que quiere compartir su alegría pero también su tristeza y en la parte pertinente dice lo siguiente:

“La alegría del que tiene un solo amor y le alcanza, a quien entrega desnuda la devoción se su alma, y la tristeza por aquellos que siempre cambian de cama, queriendo llenar su vida, consiguen solo vaciarla”.

¿Se puede ser más claro que esto? No lo creo

¿Qué acaso no entendieron?

Anoche en mi tiempo devocional estaba leyendo un pasaje del libro de Mateo, y me encontré con una escena que ya la había escuchado o leído varias veces pero que (al puro estilo de Dios cuando quiere que entendamos más Su Palabra) me dejó con una idea rondando en la cabeza.

El relato básicamente se trata de una pregunta que le hacen los fariseos (estrictos religiosos de la época) a Jesús acerca del divorcio, y lo que Él responde.  La pregunta era : “¿Le está permitido a un hombre divorciarse de su mujer por cualquier motivo?”  Y aquí Jesús responde citando el libro de Génesis, cuando Dios instituyó el matrimonio entre el primer hombre y la primera mujer.  Jesús dijo:

“¿Acaso no han leído que Aquel que los creó, desde el principio los hizo varón y hembra, y dijo ‘Por tanto el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne’? Así que ya no son dos, sino una sola carne.  Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.”

La conversación entre Jesús y los fariseos continúa, y Jesús cuando habla vuelve a recalcar que las cosas han sido estipuladas así por Dios desde el principio, y que por lo tanto el divorcio responde simplemente a la dureza de corazón del hombre.

Pero lo que me llamó la atención es la simple frase con la que Jesús comienza a responder a los fariseos: “¿Acaso no han leído…?”.  Jesús era extremadamente paciente para responder las preguntas de los necios fariseos, pero si hubiese sido yo, fácilmente puedo imaginarme diciendo cosas como :”¿qué acaso no han leído justo al principio del libro que tanto dicen que obedecen y atesoran?”, “¿qué acaso no les es suficiente que fue DIOS el que hizo y lo dispuso así desde el principio?”, “¿por qué hacen preguntas idiotas cuando se supone que saben lo que Dios ha ordenado?”, “¿QUE ACASO NO ENTENDIERON??”

Somos expertos en ponerle peros a las cosas.  Somos expertos en creer que lo que Dios dice de alguna forma nos excluye a nosotros porque somos un “caso excepcional”.  Como los fariseos, somos necios, insensatos y arrogantes pensando que Dios estaba seriamente equivocado cuando estableció que el matrimonio hace que dos sean uno y permanezcan así.  El divorcio es un invento que salió de la dureza del corazón del hombre.

¿ACASO NO HEMOS ENTENDIDO?

El matrimonio y la fe

  • Los hombres cristianos evangélicos casados tienen las tasas más bajas de violencia doméstica que cualquier grupo religioso o secular mayoritario en los Estados Unidos.
  • Mientras que los hombres casados protestantes conservadores nominales (aquellos que profesan cristiandad pero no la practican con cosas como leer regularmente la Biblia, orar y asistir a la iglesia) son los más propensos a cometer actos de violencia doméstica.
  • Los hombres que asisten a la iglesia regularmente tienen más probabilidades de involucrarse en actividades juveniles como entrenar en deportes, abrazar y elogiar a sus hijos, disciplinarlos, jugar con ellos y ayudarles con las tareas.  También les gritan a sus hijos mucho menos frecuentemente que otros padres.
  • Las parejas que asisten juntos regularmente a la iglesia reportan más felicidad marital, más apoyo y romance dentro de su matrimonio.  Las parejas que asisten juntos a la iglesia son 35% menos propensos a divorciarse.
  • Las parejas que comparten la misma fe tienen más posibilidades de reunirse si se separan que las parejas que no comparten una afiliación religiosa similar.
  • Las parejas que viven juntas antes de casarse son 59% más propensos a divorciarse que los que no lo hacen.
  • El matrimonio entre personas de fe distintas reporta una mucho mayor inestabilidad marital.
  • Los hombres que tienen un matrimonio saludable: tienen mayor estabilidad laboral, son menos propensos a cometer actos violentos, viven más, tienen un salario más alto y una relación sexual más satisfactoria.
  • Los niños dentro de un matrimonio saludable: tienen más probabilidad de asistir a la universidad, tienen menos inclinación a abusar de drogas o alcohol, menos probabilidad de divorciarse, menos probabilidad de ser víctima de abuso físico o sexual, menos probabilidad de tener un embarazo no deseado, menos probabilidad de ser sexualmente activos en la adolescencia y de contraer enfermedades venéreas.
  • Las mujeres dentro de un matrimonio saludable: son físicamente más sanas, tienen una mejor relación con sus hijos, son más prósperas y emocionalmente saludables.
  • Nueve de cada diez adultos casados reportan buena o muy buena salud, en contraste con sus contrapartes solteros.
  • Los hombres cristianos protestantes con hijos son consistentemente los padres más activos y expresivos y los esposos más involucrados emocionalmente.

Tomado de diferentes estudios

Cuando a una pareja le preguntaron cómo se las arreglaron para permanecer juntos por 65 años, la mujer respondió:

“Nosotros nacimos en una época, donde si algo estaba roto, se arreglaba… no se tiraba a la basura”

Una imagen vale más que mil palabras

anillo mujer virtuosa

Mi esposo no necesita darme un tour por el Caribe por el día del amor (aunque no me caería mal en tal caso jeje); a veces lo más sencillo transmite todo lo que no dice.  Este es un resultado de su hobbie fotográfico :)