El enemigo número uno del matrimonio

Estamos en los tiempos de la independencia. Por todos lados somos bombardeados con mensajes que nos dicen que podemos tener todo lo que queramos, cuando lo queramos y por el tiempo que queramos. El cielo es el límite! Nadie tiene derecho a interponerse en nuestro camino, podemos hacer todo lo que nos propongamos y además no tenemos que pedirle permiso ni rendirle cuentas a nadie. Después de todo, tenemos derecho no? Nos merecemos una buena vida cierto?
Somos criados con esta mentalidad, nuestros padres nos dijeron “sé ambicioso, aspira bien alto y esfuérzate por alcanzar tus objetivos…el que se pone los límites eres tú mismo”. Es cierto que no tiene nada de malo querer tener una estabilidad en todos los sentidos, tanto económico, físico y emocional, lo malo es que estamos dispuestos, a veces sin darnos ni cuenta, a ignorar o incluso atropellar los objetivos de cualquiera por tratar de alcanzar los propios. Estamos viviendo un re-make de la época renancentista de Macchiavello.
Entonces llegamos al matrimonio. Y sin darnos cuenta en un par de años nos convertimos en dos seres independientes viviendo bajo el mismo techo. Cómo ocurrió esto? No teníamos las mismas metas? No estábamos acaso caminando en el mismo sentido? Qué fue lo que pasó? Lo cierto es que uno de cada dos matrimonios termina en divorcio y eso es escalofriante. Y lo más escalofriante es que todos los problemas que estos matrimonios tuvieron, tienen su raíz en una sola cosa:
El egoísmo.
Preste atención. Las creencias que alientan el egoísmo destruyen el matrimonio. Existen síntomas que delatan esta enfermedad que hay que erradicar. No causa presión alta, ni diabetes, mucho menos cáncer, pero es tan fatal para el matrimonio como estas enfermedades para el cuerpo. Veamos los síntomas, y vayamos analizando nuestra relación.
Inmadurez
Muchos sicólogos concuerdan que el “síndrome de Peter Pan” es muy común. Las personas envejecen físicamente pero emocionalmente siguen siendo adolescentes. La chispa del amor adolescente es un ingrediente esencial para iniciar una relación, pero una vez en el matrimonio este amor debe madurar. El amor inmaduro se concentra en recibir, no en dar. Es impaciente y egocéntrico, no tiene paciencia para con los defectos del otro. Tiene arrebatos de enojo y reclamos, no responde con amabilidad. Es autosuficiente y autoprotector, no transparente y vunerable.
El amor maduro trae ricas experiencias para la pareja que valen más que experimentar nuevas maneras de satisfacer nuestras necesidades.
Mal uso del tiempo
Este recurso no es renovable y tenemos que hacer lo posible por hacer buen uso de él. Está bien disponer de nuestro tiempo libre para disfrutar de algún pasatiempo, pero no a costa de nuestro matrimonio. Nadie quiere que le des las “sobras”. La manera como expresas cuanto te importa alguien es dedicándole tu tiempo.
Insensibilidad
Nadie quiere convivir, trabajar o relacionarse con una persona insensible. Alguien que vive en su propia burbuja y no presta atención a los sentimientos, pensamientos y opiniones de los demás. Mientras somos novios, nos mostramos muy considerados y atentos, pero muchas veces al llegar al matrimonio “bajamos la guardia” y nuestro egoísmo comienza a desplazar las necesidades de nuestro cónyuge. La insensibilidad nos convierte en necios y nuestro matrimonio sufre las consecuencias.
Terquedad
Obstinación, testarudez. Tenemos que tener la razón y decir la última palabra. Que las cosas se hagan a nuestra manera. De otra forma estamos perdiendo una batalla, y esonolo podemos permitir! Pero cuando ganamos una de esas batallas, el amor está perdiendo la guerra y el matrimonio se ve afectado profundamente. Se guardan resentimientos y se crea un vacío y un abismo entre los cónyuges.
Mírese al espejo. Tiene acaso alguna de estas actitudes frente a su pareja? Si la respuesta es sí, entonces tiene su diagnóstico. Pero la buena noticia es que no es tarde para enderezar los caminos y hacer las cosas bien. Como Dios manda. La solución para este mal está en establecer:
Prioridades
Hagan una lista de sus prioridades juntos. Tomen en cuenta los aspectos espiritual, matrimonial, financiero, laboral, familiar y social. Hagan lo posible por establecer un camino en común y así estarán siempre en “sintonía”. Hagan concesiones mutuas. Aléjense de todo si es necesario por unos días, y marquen un nuevo comienzo.
Expectativas
Muchos llegamos al matrimonio pensando que la persona con la cual nos casamos iba a satisfacer todas nuestras necesidades. Esto es un cuento inventado por Hollywood. Cuando la otra persona falla (como ser humano que es) en estar a la altura de lo que esperamos, nos sentimos decepcionados y traicionados. La solución es sentarse y establecer lo que ambos esperan del matrimonio, y hacerlo sensatamente, sin fábulas ni sueños irrealizables.
Patrones
Cuando dos personas se casan, traen al matrimonio dos patrones de conducta diferentes. En vez de enojarse y tratar de luchar contra las costumbres del otro, unifíquenlas. Algunas deberán ser abandonadas, mientras otras nuevas deberán ser adoptadas. Preguntas como quién administrará el dinero, cómo criarán a los hijos, que tipo de casa quieren tener, son algunas de las preguntas que deben hacerse.
El egoísmo es una enfermedad, y requiere diagnóstico y tratamiento como cualquier otro mal. Pero hay buenas noticias, el resultado de aplicar estas verdades producirá más comunión en la pareja, un amor maduro, y el testimonio de que como se dijo el día en que pronunciaron sus votos, ahora son “uno”.

About these ads

5 pensamientos en “El enemigo número uno del matrimonio

  1. tienes toda la razon, y por desgracia todo esto arriba mencionado en mi matrimonio estan predominanado, aveces y casi siempre estoy tan cansada de querer ser mediadora o eqitativa para solucionar las diferencias, pero me he dado cuenta que esto lo estoy haciendo yo sola y es tan pesado y desepcionante sentirte que uno sola esta luchado por salvar el matrimonio pero la verdad no se como hace ver que devemos ser dos y no uno en esto del matrimonio gracias me gusto todo lo que lei y es mi verdad, lo malo es que no creeo que mi esposo lo quiera leer y deveras analisas sus virtudes y errores podrian mandarle esta informacion a su e-mail en ingles?? su mail es plumlocox4@valornet.com

  2. Hola, muchas gracias por tu comentario. Lo primero que debes tener en cuenta es que no estás sola. Dios está contigo y lo creas o no, todo, absolutamente todo lo que ocurre en tu vida y en tu matrimonio tiene un propósito. En segundo lugar, y contrario a lo que te puedan decir, tu sí tienes en tus manos la posibilidad de reconstruir tu matrimonio, sin importar las condiciones en las que esté o si tu marido quiere participar o no. Posible? Absolutamente. En los próximos días estaré desarrollando una serie de temas sobre lo que el esposo realmente quiere del matrimonio, la realidad y no los mitos. Anímate a seguirlos y ponerlos en práctica, te garantizo que te ayudarán. Si quieres alguien que te escuche, mi correo es cri1501@gmail.com
    No enviaré la información a tu esposo, porque lo tomará como que lo estás culpando. Eso es lo último que queremos. Para cambiar tu situación, el cambio tiene que empezar por ti…tu esposo cambiará en reflejo de tu cambio. Funciona, créeme.

  3. Creo que el ser humano es egoísta por naturaleza, pero gracias a Dios que EL nos da sabiduría para entender Su palabra en lo que a “ser ayuda idónea” se refiere.

    Dios te bendiga

  4. Cri, lei con gusto el articulo justo hoy que con mi señora no me encuentro bien; en el fondo, entiendo que es egosimo en ambos. Lo peor es que se ve mas claro el del otro que el propio. Personalmente sufro las maneras de trato de mi señora, muchas veces marcadas por desentendimiento de lo que me gusta a mi, desinterés, muchas veces prevaleciendo el suyo propio, y poniendome limites a mis cosas personales, como el gasto que pueda hacer en alguna actividad que me gusta, no oneroso, antes de fijarse en el hecho de que me hara bien (por ejemplo un taller de formacion que quiero hacer). Asi, reacciono interiormente con rencor, en silencio, pues plantear culpas es terminar en pelea. Y termina siendo una guerra fria de desinteres en el otro, incurriendo en actitudes temerarias para el amor. Mas cuando cuesta dialogar…. Ella es particularmente poco social y dedicada exclusivamente a su trabajo y formacion. Es, como decir, de las personas que ven el vaso medio vacío en todo, todo puede ser criticado…
    Para ilustrar lo de la guerra fria, hoy fui a una conferencia a la noche y ella se quedaria viendo una pelicula, no me esperaria a cenar; y no quise volver pronto, por resentimeintos viejo que afloraron hoy, asi que sin avisar luego del evento fui a visitar a un hermano mio, volvi tarde, y obviamente encontre su reclamo al llegar. Pero ya no me interesa…. asi lo voy sintiendo aveces. Es un contraste enorme con los momentos en que uno quiere el bien para los dos, y confia en el otro… Agradezco tiu artículo, muy valioso. Saludos.

  5. Me encuentro muy frustada por la situacion que he vivo durante años en mi Matrimoni,pero siento que ya he hecho de todo, y mi esposo No pone de su parte estuvismo a punto de divorsiarnos viviendo situaciones realmente desagradables de la cual se su pone que debemos aprender y la primera condicion para volver era poner de las ambas partes,pero siento que he dado mucho,siento que mi energia se agota por completo pero lo mas triste es que lo que mantubo este matrimonio sobre todas las cosas fue el amor ahora de mi marte siento realme que muere el amor,ya que estoy totalmente convencida de que si de verdad hay amor no se puede ser egoista El Egoismo es un Cancer,No comprendo como se le puede desir a una persona Te Amo y al mismo tiempo, te voy a ser sufrir, te tengo envidia, te quiero ver sola y apartada del mundo no quiere que existas para mas nadie es como veo a mi esposo, ya que se excusa en que se siente solo y por eso siente impotencia cuando yo comparto con un familar quien sea tia,prima cualquiere el trata de evitar a todo costa,siempre a tratado de perturbarme en mis trabajo, y me a costado mucho sacar mi carrera a su lado, se va conmigo para la universidad y me espera por los pasillos y mas comun afuera del salon algunos lo observan y me gusgan es a mi, pobresito el te espera todo los dias tu si eres mala cuando yo no tengo nada que ver con su decision de hacer eso yo lo siento mas bien como un acoso,no me alcanzaran las lineas para expresar lo que siento y lo peor es que el se hace siempre el vista gorda y me dice que yo Magnifico los problesmas!!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s