Descifrando el código interno de mi esposo

Hace un tiempo en una tarde libre que tuve en un día común y corriente de la semana, decidí ir a visitar mi librería favorita. Soy una ávida lectora, y generalmente me puedo pasar horas viendo libros y decidiendo cuál voy a leer después de que acabe el que en ese momento tengo en mi mesita de noche. Mi tema predilecto es el matrimonio y tiendo a leer (mi marido diría devorar) todo material que se me cruce por delante que trate del tema. Algunas veces he tenido aciertos, otras veces no tanto. Pero han habido un par de veces en que la lectura ha sacudido hasta las fibras más profundas de mi ser y ha generado un cambio en mí y un impacto real y positivo en mi relación con mi esposo. Pero lo mejor es cuando puedo tomar la teoría, meditarla, discernirla y desmenuzarla (al estilo casi de laboratorio químico) de tal forma que pueda aplicarla en mi matrimonio. Me encanta cuando puedo comprobar en carne propia la efectividad de los conceptos que aprendo. Me encanta cuando puedo comprobar que esos conceptos funcionan para otras parejas a quienes he aconsejado.

Por eso estoy escribiendo esto. Esa es la razón de este espacio. Quiero poder transmitir cómo ha sido mi camino para llegar a entender los conceptos que han hecho de mi relación de pareja algo gratificante. Por eso, voy a dedicar unos cuantos artículos a desarrollar las ideas que obtuve de uno de esos libros que me sacudieron hasta la médula.

La autora de este libro condujo una encuesta profesional a miles de hombres, y se quedó perpleja (como lo estuve yo) con los resultados. Estoy segura que todas hemos escuchado frases como “el ego de un hombre es muy frágil”, “los hombres son competitivos por naturaleza” e incluso “los hombres se excitan por la vista”. Toda esta “sabiduría popular” contiene algo de verdad acerca de la naturaleza interna del hombre, pero somos nosotras las que no hemos entendido el alcance y la profundidad que todas estas verdades tienen. Es como si estuviéramos sordas a lo que realmente significan. Esta es la historia de cómo pude entender con mente, corazón y alma los complicados engranajes internos que mueven a mi querido esposo, y cómo eso me ayudó a apreciarlo por lo maravillosamente diferente que es a mí, y a agradecerle a Dios por ello. Prometo revelar el nombre del libro al finalizar con el último artículo, porque lo considero una valiosa compra. El siguiente artículo desarrollará la primera de estas verdades.

Así que acompáñame con una taza de café bien caliente (un hábito que he tomado de mi esposo) a descubrir lo que hay detrás de las respuestas que estos miles de hombres dieron honestamente en esa encuesta con la esperanza de que nosotras pudiésemos entender lo que ellos realmente anhelan. Te espero!

Próxima parte: “No te lo mereces”

About these ads

3 pensamientos en “Descifrando el código interno de mi esposo

  1. Gracias le doy a Dios porque tú le permites utilizarte para ser luz a los matrimonios que leen tus artículos.

    Bendiciones.

  2. Apreciada Cri,

    ¿Cuándo publicarás “Descifrando el código interno de mi esposa”? Yo y mis hermanos de comunidad estamos muy pendientes del mencionado artículo. Queremos entender mejor a nuestras esposas y estamos convencidos, luego de leer “Descifrando el código interno de mi esposo”, de que será un documendo de gran valor para nuestra relación matrimonial. Por favor nos avisas!!!

  3. Hola, muchas gracias por tus palabras. En estos días estaré publicando los artículos que faltan de la serie prematrimonial…luego comenzaré con la serie sobre la intimidad femenina. Gracias por la paciencia!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s